Buscar:
 


Estás Aquí: Home > Proyectos e Ideas > Articulos > La Otra Mitad de la Comunicación: Escuchar

Woman Communicating to Man in Foreground
La Otra Mitad de la Comunicación: Escuchar
Esto debería ser en automático, como la respiración. Después de todo escuchamos todo el tiempo. ¿O no?

El hecho es que oír y escuchar no son la misma cosa. Oír es la primera fase de escuchar. Las ondas sonoras son captadas por tus oídos y transportadas a tu cerebro. Escuchar es diferente. Es un proceso de la comunicación que requiere de participación activa.

¿Cómo puedes mejorar tus habilidades para lograr ser un buen escucha? Estos son los consejos de Dianne Schilling, experta en habilidades en comunicación de negocios

Deja de Hablar.

Aunque parezca obvio, esto puede ayudarte a mejorar tu habilidad para escuchar. Para lograr esta habilidad se requiere de aprendizaje y práctica, ya que desafortunadamente mucho de lo que consideramos como escuchar, está rodeado de distracciones, e interrupciones, lo que nos deja el 50% de atención. Una estudiante que no participó en un foro de discusión decía lo siguiente: "Aprendo más escuchando, por que todo lo que yo diga, ya lo sé de antemano”.

Un Tema a la Vez.

De acuerdo con Dianne, para convertirnos en buenos escuchas, debemos aprender a manejar lo que está en nuestras mentes. Los buenos escuchas requieren suspender cualquier otro pensamiento. Da al orador el 100% de su atención para que pueda completar sus ideas. Esto significa no interrumpir, no completar sus enunciados mientras están hablando y no formular su respuesta si no ha terminado de hablar. Si estás pensando que contestar mientras el otro habla, no estás aprendiendo de lo que te dice.

"Un hombre sabio escuchando a un hombre tonto aprende más que un hombre tonto escuchando a un hombre sabio" Anónimo

Escucha Activamente

Para ser un buen escucha no basta con estar en silencio captando pensamientos y sentimientos de otros. Debes responder verbal y no verbalmente. Esto hará saber al orador que lo escuchas y lo entiendes. A esto se le llama retroalimentación.

La retroalimentación no verbal funciona mucho más que el hacer breves preguntas, ya que refleja al orador que fue lo que escuchamos, lo anima a continuar y mediante frases como "Ah" o "Ya veo" hacemos saber al orador que escuchamos lo que está diciendo.

“I think one lesson I have learned is that there is no substitute for paying attention.”—Diane Sawyer


Dianne Schilling es una diseñadora institucional, escritora, editora y socio fundador de womensmedia.com.
Related Content:
Diez pasos para Escuchar Efectivamente
- Dianne Schilling nos ofrece diez pasos para convertirnos en mejores escuchas:

1. Ve de frente al orador y mantén el contacto visual.
2. Mantente atento y relajado.
3 . Mantén tu mente abierta.
4. Escucha las palabras y visualiza lo que el orador dice.
5. No interrumpas ni impongas tus "soluciones"
6. Espera a que el orador haga alguna pausa para aclarar tus dudas.
7. Haz preguntas solo asegurarte de que entendiste lo dicho (evita las preguntas que hagan que el orador olvide el punto que estaban tratando).
8. Trata de sentir lo mismo que el orador.
9. Retroalimenta al orador regularmente ya sea resumiendo alguna idea, reflejando sentimientos o simplemente diciendo "ah".
10. Presta atención a la expresión corporal y sentimientos reflejados de manera no verbal.

Schilling nos da un último consejo "Si no estás seguro de cuándo hablar o escuchar, sigue escuchando"

¡Gratis - Obtén Plantillas, Software, Consejos y Más!